El nuevo libro se llama “Pigmalión a solas”

El 14 de febrero recibimos las cajas que contenían la nueva publicación del sello En la mira, y creemos que la fecha representa el mejor augurio para cuando lo tengas en tus manos porque de seguro te vas a enamorar.

El libro contiene doce relatos escritos por la virtuosa pluma de Emiliano Fekete, un autor argentino que decidió, hace más de una década, que Chile sería su lugar de residencia. Entre estos relatos encontrarás Informe de los campos cuento que fue elegido entre los diez mejores del Concurso Paula 2010 y La promesa, que recibió Mención Honorífica en los Premios Platero del Club del Libro en Español de las Naciones Unidas el 2011.

Captura de pantalla 2015-02-19 a las 18.58.57

Te dejamos aquí el texto de la contraportada, palabras elogiosas de Jaime Collyer, sin duda alguna, uno de los mejores autores de cuento de nuestro país:

“Emiliano Fekete tiene el don de atenazar al lector con una primera lectura de sus relatos que lo deja a uno habitualmente pasmado, y de traerlo luego de vuelta a segundas y terceras lecturas en que busca uno desentrañar matices ocultos de lo leído. Es lo que me ha ocurrido y me sigue ocurriendo con sus cuentos, es raro: he leído un par de veces cada una de estas historias multiformes, tan inquietantes como evocadoras, tan macabras (a ratos) como entrañables, y nunca dejo de hallar en sus relatos algo nuevo, desconcertante y a la vez placentero. Quizá placentero por desconcertante, quién sabe. Hay una impostura bien calculada en las voces que pueblan estos episodios, un tono demencial tan bien conjugado, tan pulcro y tan creíble, tan vital y a la vez tan contenido, que lo deja a uno con ganas de más. Traidores delirantes, nostálgicos que parecen surgidos de un tango olvidado, funcionarios implacables al servicio de causas siniestras, rebeldes históricos cuya presencia discurre aún entre bastidores y mujeres entrampadas en los ciclos de la vida y la decadencia son algunos de los protagonistas de estos cuentos a la vez demenciales y bellos. En dos palabras, excepcionales, un anzuelo todos ellos para el espíritu deseoso de sortear la triste realidad.”

Anuncios